página de inicio añadir a favoritos comenzar
   
Hoy Zamarramala es un barrio agregado de Segovia, pero aún siendo ésta la situación administrativa, continua manteniendo el aspecto y el espíritu de "pueblo", perdurando costumbres muy arraigadas en sus habitantes.

Los zamarriegos se sienten orgullosos de sus costumbres, de la preciosa herencia legada por sus antepasados e intentan conservarla con cariño y fidelidad.
Hace muchos siglos Zamarramala fue "encomienda" de la Orden de Malta y anteriormente de la Orden de los Caballeros Templarios, vestigios de esta época son la Iglesia de la Vera Cruz, El Lignum Crucis y algunas tallas románicas.

Posteriormente fue arrabal de la ciudad de Segovia y más tarde pueblo con ayuntamiento propio.
Según cuenta la leyenda, estaba un día un pastor sordo cuidando el rebaño en las proximidades del pueblo, mientras cosía una vieja zamarra, se le acerco un importante hombre del reino y le preguntó por el nombre de la población, el pastor no le entendió y le respondió que estaba cosiendo una zamarra mala. Desde entonces se conoce este pueblo, anteriormente llamado según la leyenda Miraflores de la Sierra, como Zamarramala debido a la zamarra vieja de un pastor.
Otra procedencia puede ser la expresión árabe "zamarram Ala" que significa mirador de Alá.

LA LEYENDA DE LA CONQUISTA DEL ALCAZAR

La relación de Zamarramala con la época de ocupación árabe de la península también se ve reflejada en la leyenda, según la cual, las zamarriegas conquistaron el Alcázar de Segovia. Ataviadas con sus mejores galas, se adentraron en el cuerpo de guardia de la fortaleza al anochecer y allí formaron un baile para distraer a los soldados. Mientras, los zamarriegos ocuparon el Alcázar. Cuenta la tradición que las armas y alabardas que se conservan en la iglesia parroquial provienen de aquella gesta, así como el privilegio de mandar un día al año, el día de Santa Águeda.
Algún servicio importante debieron prestar los zamarriegos a los Reyes de Castilla para que estos les confiaran la guardia y custodia del Alcázar, concediéndoles fueros y privilegios al pueblo de Zamarramala. Los habitantes de Zamarramala estaban exentos de quintas, contribuciones y de prestar alojamientos cuando la Corte Castellana se trasladaba al Alcázar.
PAISAJE

El mirador, este nombre puede ostentarlo prácticamente cualquier lugar del pueblo ya que Zamarramala posee las vistas más bellas de la ciudad de Segovia, la muralla, el Alcázar, la Catedral, las numerosas torres de las iglesias románicas de la ciudad, etc. Podremos disfrutar del color y la luz de Segovia unas veces transparente, otras casi cegadora y a veces incendiaria.

Desde otros puntos veremos Segovia como un barco de piedra cuya proa es el Alcázar situándose toda la ciudad detrás, como escondida, y la vela sería la Catedral.
También es digno de contemplar la vista de Zamarramala desde el Alcázar, no tanto por la estructura del pueblo, un puñado de casas colocadas alrededor de la iglesia, sino por los diversos colores que presenta el paisaje según la estación.
Envíenos sus datos para recibir completamente gratis las últimas noticias de Zamarramala.
Nombre Email
Horarios de Autobuses
Iglesia de la Veracruz

Noticias / Zamarramala / Asociaciones / Fiestas / Enlaces
Folclore y Gastronomía / Accesos / Prensa / Contacto

Todos los derechos reservados. Asociación de Vecinos y Amigos "Pinilla"
dev by tono ®